Embarazo, gatos y toxoplasmosis.

El creador de este blog es amante de los gatos. Es más, está a favor de la adopción, del CES y ve a los felinos como otro miembro más de la familia. Aprovechando la ailurofilia que profeso, he querido investigar sobre el «problema» que surge cuando una persona embarazada (mujer cis, hombre trans, persona no binaria...) tiene un gato (o varios), ¿Qué cuidados hay que tener?

Señalar que la información de esta entrada está extraída de guías y posicionamientos de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) y del Grupo de Estudio de Medicina Felina (GEMFE) de la Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en Pequeños Animales (AVEPA).

¿QUÉ ES LA TOXOPLASMOSIS?

Es una infección producida por un parásito llamado Toxoplasma Gondii que afecta tanto a gatos, como a personas. Es una infección bastante frecuente en la población mundial.

¿ES PELIGROSA?

Su infección raramente causa síntomas en personas inmunocompetentes, muy parecidos a un síndrome gripal muy inespecífico y que cura sin grandes consecuencias. No obstante, hay grupos de riesgo en los que si puede ser grave y tener consecuencias, como puede ser las personas inmunocomprometidas (personas con SIDA, paciente en tratamiento con quimioterapia o medicamentos inmunosupresores, enfermos/as de leucemia o linfoma…) o las personas embarazadas, en las que puede provocar graves alteraciones en el desarrollo del cerebro del feto.

¿QUÉ PUEDO HACER COMO PERSONA EMBARAZADA?

En España, la detección de anticuerpos frente a Toxoplasma gondii forma parte de las pruebas rutinarias en el primer trimestre del embarazo. En caso de que la serología sea positiva y existan anticuerpos, significa que tienes inmunidad ante la infección y que el feto está protegido.

¿Y SI NO NO HE PASADO LA INFECCIÓN POR TOXOPLASMA?

Si los anticuerpos salen negativos será muy importante seguir unas recomendaciones alimentarias y de higiene para evitar una primoinfección durante el embarazo. Si es necesario, puede repetirse la serología en el segundo y tercer trimestre.

Algunas de las medidas son:

  • Lavarse las manos antes de las comidas.
  • No ingerir carne cruda o poco cocinada.
  • Congelar adecuadamente ciertos alimentos durante 48 h.
  • Limpiar correctamente los utensilios y superficies de preparado usadas para cocinar.
  • Lavar los vegetales con abundante agua.
  • Tomar leche pasteurizada.
  • Consumir agua corriente o embotellada
  • Usar guantes en las labores de jardinería o al contacto con la tierra.

¿Y SI TENGO GATO?

Los gatos son hospedadores del toxoplasma gondii y lo eliminan con las heces. La mayoría de gatos portadores no muestran nunca síntomas en el momento de la infección. Los gatos inmunodeprimidos o gatitos son más susceptibles de desarrollar una enfermedad grave.

No obstante, si sigues unas recomendaciones básicas no deberías tener ningún miedo y lo más importante ¡No abandones a tu gato! El contagio del T. gondii a los seres humanos por contacto con las heces de un gato infectado es poco probable y está más relacionado con la ingestión de carne poco cocinada y de vegetales u hortalizas mal lavadas.

¿CÓMO SE INFECTA UN GATO DE T. GONDII Y CÓMO LO TRASMITE?

Los gatos lo adquieren de ingerir carnes infectadas de quistes de este parásito (e.j: presas cazadas en su hábitat o de carnes poco cocinadas), bebiendo de aguas no controladas, durante la lactancia o gestación,…

Cuando un gato se infecta de Toxoplasma gondii lo libera como ooquistes a través de las heces durante una a tres semanas. Después queda como portador de quistes en músculos y vísceras. A partir de ese momento no supone un riesgo para las personas.

Además, para que estos ooquistes sean infecciosos deben esporular, proceso que sucede entre 24 h y 5 días tras realizar deposiciones.

ME DEJAS MÁS TRANQUILO/A, ¿QUÉ MEDIDAS DEBO TOMAR ENTONCES?

Sigue estas medidas sencillas y todo irá bien:

  • Reducir el riesgo de que tu gato se infecte de T. gondii alimentándolo con comida comercial o, si le das comida que prepares tú, que sean alimentos cocinados a altas temperaturas durante 1o minutos. En caso de ser carne cruda, que se congele 48 h a Tª inferiores a -20º C. Evitar que salga al exterior para que no cace ni beba de aguas contaminadas.
  • Reducir el riesgo de que tú te infectes de T. gondii evitando, como persona gestante, manipular el arenero. Si no es posible, usa guantes en el momento de la limpieza de los mismos. Las bandejas deben limpiarse diariamente y desinfectarlas habitualmente con agua hirviendo o el vapor a presión.
  • ¡La infección no se produce tocando o acariciando al gato!

Espero que el post de hoy haya servido para eliminar mitos y miedos sobre el embarazo y los gatos y ver que no es incompatible el tener un embarazo y tener un gato (o varios).

Be curious!

REFERENCIAS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *