Consideraciones sobre la oposición del 6 de febrero de 2022

El Colegio de Enfermería de Navarra está siguiendo con detenimiento y preocupación la situación que vive nuestra profesión en la Comunidad Foral durante los últimos meses. Con el objetivo de visibilizar esta realidad tan complicada para las enfermeras navarras, hemos puesto en marcha distintas acciones encaminadas a trasladar esa situación a las autoridades sanitarias, para que la conozcan de primera mano y la consideren a la hora de tomar decisiones más ajustadas a las circunstancias actuales.

Una oferta pública de empleo para enfermeras es siempre, en principio, una noticia positiva porque viene a regular y reducir la eventualidad. Así lo entendió el Colegio cuando se convocó en septiembre, postura compartida por la opinión pública. Sin embargo, tal como fue evolucionando la situación epidemiológica, paralizar la convocatoria empezó a parecer una opción adecuada. De hecho, en diciembre, cuando los niveles de incidencia del coronavirus ya eran preocupantes en Navarra y se empezaba a notar la repercusión de la OPE en la disponibilidad de enfermeras, el Colegio trasladó a la consejera de Salud, en una reunión presencial, su preocupación por las consecuencias de la convocatoria de este concurso-oposición. Aun así, la consejera transmitió al Colegio la decisión de continuar con la OPE.

Precisamente, con el objetivo de evidenciar la situación de las enfermeras navarras, el Colegio ha difundido recientemente un estudio realizado en colaboración con la UPNA, en el que se demuestra el impacto que la pandemia ha tenido en la salud mental de las enfermeras. Diversos medios de comunicación, tanto a nivel local como nacional, se han hecho eco de los resultados de este estudio, consiguiendo de este modo visibilizar con datos objetivos e irrefutables la situación real de las enfermeras. Además, esta semana se ha lanzado la segunda parte del mismo estudio, que intenta plasmar el estado actual de las enfermeras durante esta sexta ola, ya que los datos anteriores estaban recogidos a mediados del año pasado.

Al mismo tiempo, distintos miembros de la Junta han estado también presentes en medios de comunicación (radio y televisión) trasladando el sentir de las enfermeras en unos momentos marcados por una situación epidemiológica descontrolada y una imposibilidad alarmante del sistema por hacerse con enfermeras para cubrir todas las necesidades de los distintos niveles asistenciales (entrevistas en Radio Pamplona-SER y Navarra Televisión).

Por otro lado, cabe recordar que el Colegio de Enfermería de Navarra no forma parte, ni siquiera de manera consultiva, de la Mesa Sectorial de Salud, organismo donde se acuerda la oferta pública de empleo, y en el que sí participan los sindicatos. Por tanto, el Colegio no tiene ninguna capacidad para modificar las características de las distintas convocatorias de dicha oferta.

No podemos olvidar tampoco que todas y todos formamos el Colegio, por lo que esta Junta está abierta a recibir por parte de sus colegiadas y colegiados cuantas sugerencias quieren realizar sobre otras acciones que podamos emprender para mejorar la situación de las enfermeras navarras. Y con ese fin, el Colegio pone a disposición de todos sus miembros los recursos de que dispone para materializar las iniciativas que puedan surgir.

Además, y puesto que en estos momentos la modificación de las condiciones de la OPE en curso no es viable, desde el Colegio hemos instado a la Dirección de Profesionales del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea a que aplique las siguientes medidas con el fin, al menos, de mejorar las circunstancias del examen:

  • La publicación de la resolución de la lista final de admitidos y excluidos, acompañada de la fecha y hora del examen, pues su no publicación impediría a los aspirantes a contar con los 30 días que marca la legislación para presentar un recurso contra dicha resolución con anterioridad a la celebración del examen.
  • La publicación de una resolución que determine la situación en la que se quedarán las aspirantes que se encuentren contagiadas o en aislamiento por Covid-19 el día del examen.
  • La habilitación de 2 sedes periféricas para la realización del examen, una en Tudela y otra en Estella, que evite el desplazamiento de las aspirantes hasta Pamplona, con el perjuicio que supone de tiempo para quienes trabajen de turno de mañana.
  • La publicación, lo antes posible, de un protocolo para la celebración del examen, que explicite las medidas que se van a implantar para su correcto transcurrir, teniendo en cuenta la situación epidemiológica que atravesamos.

Igualmente, el Colegio ha solicitado a la Dirección de Profesionales que en el próximo concurso-oposición de enfermeras en Navarra se incluya, dentro de la baremación de méritos, un apartado excepcional “COVID-19” con especial ponderación a los servicios prestados en todos los centros sanitarios y sociosanitarios de ámbito público y privado, desde la publicación de la convocatoria actual hasta el inicio de la fase de oposición.

Como enfermeras en activo, las miembros de esta Junta entendemos perfectamente, y compartimos, los sentimientos de agotamiento y desánimo que desgraciadamente invaden nuestra profesión tras casi dos años de trabajo incesante frente a la pandemia.

Para finalizar, desde el Colegio persistiremos en el objetivo de poner en valor ante las distintas instituciones el enorme esfuerzo realizado por nuestra profesión durante esta pandemia, para que se tenga en consideración en futuras decisiones políticas y gestoras.

Junta de Gobierno
Colegio Oficial de Enfermería de Navarra 

 

La entrada Consideraciones sobre la oposición del 6 de febrero de 2022 se publicó primero en En Movimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.